LA LLAMA DEL DESEO

"Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo, volverá como le habéis visto marcharse". Los apóstoles contemplaban a su Maestro irse hacia los cielos. De pronto, una nube se lo quitó de la vista. Y dos hombres vestidos de blanco los increparon con esas palabras (Hech 1,11).

A los cristianos nos condenan a veces por mirar a los cielos y despreciar este suelo. Al menos, eso dicen. Pero otras veces nos acusan de mezclarnos en los asuntos de esta tierra, en la que compartimos gozos y esperanzas con nuestros vecinos. La clave es el modo como vivimos la esperanza. El Señor no se ha ido de esta tierra. En ella esperamos su manifestación.

A los sesenta años de la muerte de Teilhard de Chardín, recordamos una frase vibrante que nos dejó al final de su libro "El Medio divino": "Cristianos, encargados tras Israel de conservar siempre viva sobre la tierra la llama del deseo, tan sólo veinte siglos después de la Ascensión, ¿qué hemos hecho de la espera?".

EL EVANGELIO Y EL MUNDO

Jesús no quería que la espera se confundiera con la pasividad del aguardo. Con su ascensión a la gloria de Dios nos dejaba un encargo inesquivable. El evangelio que se proclama en esta fiesta de la Ascensión del Señor nos recuerda el último encargo que Jesús nos dejó: "Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación" (Mc 16,15).

La fe sólo se conserva cuando se comunica. Creer es crear. Proclamar el evangelio es la primera tarea del que cree que esa buena noticia de salvación es también el camino para la humanización de la persona y de la sociedad.

La esperanza sólo se mantiene cuando se contagia y nos lleva a la acción. Esperar es operar. Y ponerse en camino hacia las últimas periferias de la tierra, como repite el Papa Francisco una y otra vez.

Y el amor no puede ser verificado si no se traduce en gestos visibles y en obras concretas. El amor no es sólo un sentimiento. Es, sobre todo, un compromiso con toda la creación: con el ser humano y con la casa del mundo en el que vive.

LA FE Y LOS SIGNOS

El evangelio de Marcos concluye con una anotación en la que se da cuenta de la fidelidad con la que los apóstoles cumplieron el último mandato del Señor: "Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba la palabra con los signos que los acompañaban".

A lo largo de dos milenios, los discípulos del Señor han llevado el Evangelio de Jesús a todos los rincones de la tierra. Los discípulos actuales no podemos silenciar esta Palabra.

Los evangelizadores no estamos solos. Y no estaremos solos al proclamar el Evangelio. El Señor nos precede y nos acompaña con su luz y con su fuerza.

Algunos dicen que los discípulos de Jesús no hemos hecho nada por este mundo. No es verdad. Ahí están los signos de convivencia y de progreso en los que se ha manifestado la fe.

- Señor Jesús, en la solemnidad de tu Ascensión a los cielos miramos a lo alto para contemplar tu gloria. Pero también miramos a esta tierra a la que tú nos has enviado. Sabemos que tú vas con nosotros y mantienes viva en nosotros la llama del deseo.

José-Román Flecha Andrés

Volver a Portada