DANILO MEDINA
EN LA CUMBRE EMPRESARIAL

La intervención del presidente Danilo Medina en la III Cumbre Empresarial de las Américas, que tuvo lugar en la ciudad de Lima, estuvo focalizada en dos puntos esenciales, a saber: ajustar las normas de las relaciones y el intercambio comercial en la región a principios de justicia, equidad y transparencia por un lado, y por otro, a integrar un sólido frente común para tratar de recuperar el espacio que la América Latina ha ido perdiendo en contexto del comercio mundial.

Su reclamo en este sentido estuvo apoyado en cifras estadísticas evidenciando que en tanto setenta años atrás la participación de América Latina en el comercio mundial era de un doce por ciento, al presente es de apenas el 5.8 por ciento. En contraste, señaló que China, Japón, Corea del Sur y Malasia "nos están ganando la carrera", haciendo notar que para esa época su participación era inferior, y hoy en cambio, asciende a un 28 por ciento, o sea cinco veces más que la regional. Una diferencia que lo dice todo.

Para lograr la meta que plantea, el Primer Mandatario propone reducir la brecha educativa que separa y marca la diferencia entre la cultura de las economías exportadoras más dinámicas del mundo y la nuestra. Al respecto aboga por una más estrecha colaboración de los sectores público y privado, comprendiendo en este a los empresarios y trabajadores como factores esenciales que componen el tejido productivo "desde los más grandes hasta los medianos y pequeños".

Precisamente en días recientes, durante un acto efectuado en el Auditorio de la Asociación de Industrias, con motivo del aniversario de la entidad, en el cual Medina estuvo representado por el Ministro Administrativo de la Presidencia, José Ramón Peralta, su presidente, Campos de Moya, al pronunciar el discurso de orden hizo una serie de precisiones muy puntuales orientadas en esa misma dirección.

El dirigente empresarial abogó por la necesaria alianza público-privada que permita crear el marco de facilidades indispensable para que el sector industrial dominicano, como eje principal de un dinámico modelo de desarrollo económico, pueda alcanzar su máximo potencial de crecimiento y competitividad, tanto para el mercado local como para incrementar la oferta exportable del país en el plano internacional.

De esperar que el bien enfocado discurso del Presidente Medina en este foro empresarial continental, se traduzca en efectivas medidas de implementación en el marco de un modelo de crecimiento económico sano, sólido, incluyente, sostenido y sustentable que contribuya cada vez a impulsar el progreso del país, brindando el más amplio apoyo al sector industrial y las demás actividades productivas, a fin de generar suficientes empleos formales y de calidad, reducir los reductos de pobreza y elevar la calidad de vida de los dominicanos.

Esta cumbre empresarial ha servido de antesala a la VIII Cumbre de Las Américas iniciada en la propia capital peruana, con la presencia de un apreciable número de Jefes de Estado y Cancilleres de países del continente. En la misma resaltan dos ausencias: la del cuestionado presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cuya presencia fue vetada como respuesta a las constantes arbitrariedades e ilegalidades en que ha incurrido su gobierno, y la del presidente estadounidense, Donald Trump, cuya ausencia, excusada por dar seguimiento a la conflictiva situación creada con Rusia e Irán en torno al conflicto sirio, ha sido advertida por algunos analistas como un desaire y un error en su política hacia Latinoamérica, que franquea el camino hacia una mayor penetración en la región de la estrategia expansionista de China Continental.

TELEDEBATE. "teledebate@hotmail.com"

Volver al Blog de Mario Rivadulla