DATOS ABRUMADORES

Recién ayer ofrecimos y comentamos en este espacio los penosos resultados arrojados un estudio llevado a cabo por la UNICEF, organismo de la Organización Mundial de las Naciones Unidas sobre la explotación sexual a que es sometida una gran cantidad de niños, adolescentes y jóvenes de ambos sexos en las provincias de Baharona, Pedernales, Baoruco e Independencia, reflejo de la situación que se replica en el resto del país.

Para que los televidentes pudieran tener una idea más precisa y fiel por la angustiosa situación por la que atraviesan, reprodujimos con exactitud el testimonio de una de las víctimas relatando la forma en que resultó violada a la temprana edad de once años, con el conocimiento y aprobación por parte de su madre del abuso a que estaba siendo sometida.

Hoy, a los resultados de ese trabajo de investigación, se suman los igualmente negativos registrados a través de investigaciones efectuadas en otras áreas de alta sensibilidad. Veamos primero el de los niños que son víctimas de violencia.

Llevada a cabo por el despacho de la Vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño, en trabajo conjunto con Visión Mundial y la consultora internacional IPSOS, tenemos que la República Dominicana figura con un 20 por ciento con un nivel medio de riesgo en el índice de la violencia contra la niñez.

Según el estudio, el 54 por ciento de los menores corre mayor peligro en los espacios públicos, correspondiendo el 4 por ciento a los sitios religiosos; el 7 a la casa; el 14 a la escuela; y el 15, al transporte. En la encuesta llevada a cabo con 503 adultos, las dos tercera partes opinó que la violencia contra la niñez se ha estado incrementando, mientras nueve de cada diez considera que la misma se refleja de manera negativa en su salud, en su educación y en su posterior comportamiento como adultos.

Tanto o más preocupante aún, es el hecho revelado por el Representante del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, William Vigil, de que el 61 por ciento de los niños nacidos en el país, de entre seis y once meses, padece de anemia. Este déficit nutricional es compartido por el 34 por ciento de las mujeres en edad productiva, en tanto un millón de personas, equivalente a una décima parte de la población, no se alimenta de manera adecuada.

En el caso de los bebés, esta situación pudiera provocarles serios efectos irreversibles afectando de manera negativa su futuro desarrollo, tanto físico como intelectual, educativo y laboral.

Todavía hay más. En su columna del matutino Hoy, Consultorio de Nutrición, el doctor Jimmy Barranco Ventura, Especialista en Bioquímica y Nutrición Clínica, llama la atención sobre el hecho de que más de la mitad de los pacientes adultos internados en nueve hospitales del país para recibir pruebas diagnósticas o someterse a intervenciones quirúrgicas, sufrían de desnutrición intra-hospitalaria, con afectación de su estado de salud y dilatando el tiempo de recuperación.

Son todos datos abrumadores, que se suman a los que presentan otras diversas e importantes áreas sociales en nuestro país: desde la cantidad de parturientas menores de edad, hasta el de las madres solteras que han debido abandonar sus estudios para dedicarse a la manutención y crianza de sus hijos; el medio millón o más de los jóvenes llamados Ni-Ni, porque ni trabajan ni estudian y el elevado número de los que proceden de hogares in-funcionales; los que ansían emigrar a toda costa y a cualquier precio y los que lamentablemente han caído en las garras de las drogas y la criminalidad, tan solo por citar algunos ejemplos.

Ellos nos dan idea de la diversidad y gravedad de los retos sociales que tenemos por delante, a los que no les estamos dando el frente con la diligencia y la dedicación requeridos, por tener gran parte de la atención y tiempo embargados por temas en gran medida de menor cuantía, banales e intrascendentes, en tanto se siguen acumulando y creciendo como la clásica bola de nieve en la medida en que caen las hojas del almanaque sin que tomemos las acciones requeridas para ponerles remedio.

TELEDEBATE. "teledebate@hotmail.com"

Volver al Blog de Mario Rivadulla